El almacén antes de la implementación del proyecto RFID

En una bodega de vinos espumosos mueven 12 millones de botellas al año que deben soportar un proceso de envejecimiento controlado que dura entre 4 y 24 meses según el producto embotellado. Después de la fase de envasado, las botellas se alojan en unos palet/contenedores con una capacidad de 600 botellas cada uno. Los lotes de fabricacion con un conjunto de contenedores de botellas se guardan agrupados y apilados en pasillos grafiados en el suelo de la plataforma. La gestión de almacén requería que el operario dispusiera los contenedores en el pasillo correspondiente y registrase la ubicación con el contenido y así poder prever las intervenciones posteriores al proceso de maduración y de acabado del producto.

Con ocasión de una remodelación de las instalaciones, se consideró la posibilidad de mejora para asegurar la calidad y rigor en el control del proceso de envejecimiento en botella, asegurar la regularidad de la calidad del producto y reducir las mermas generadas por el desecho de partidas por no cumplir los requisitos de calidad, valorando el interés por un atractivo retorno de la inversión, a parte de las indudables ventajas intangibles.

Cava de envejecimiento de vinos espumosos

Propuesta de un proyecto RFID

La solución propuesta por Traza trata de asegurar el rigor en la identificación de los contenedores de producto y sus ubicaciones para organizar adecuadamente las fases de maduración y su puesta en la fase embalaje a su debido tiempo. Mediante la implantación de la tecnología de RFID se puede mecanizar el proceso y minimizar el impacto de posibles errores humanos.

Para poder implementar el proyecto fué necesario:

  1. Integrar transponders de RFID en todos los contenedores, empotrados para evitar accidentes mecánicos.
  2. Integrar transponders de RFID en la cabecera de cada pasillo, empotrados en el suelo
  3. Equipar la 4 carretillas de agujas contrapesadas con sendas antenas de RFID enfocadas al suelo para la lectura de la ubicación y al frente para la lectura de los palets en proceso de cambio. El conjunto de antenas y lector de RFID de Kathrein están alimentadas por la batería de la propia carretilla.
  4. Equipar las 4 carretillas con un terminal embarcable instalado de Honeywell Thor VM2 para mantener al operador conectado con el ERP, recibir instrucciones y reportar actividades.
  5. Disponer de Wifi con cobertura en todo el almacén.
Transponder RFID en fase de empotramiento en el suelo Terminal VM2 montado en carretilla Linde

Operativa de gestión con nS Bodega

Se propone equipar los palets (contenedores de 600 botellas) con transponders de RFID para identificar el lote y el producto, así como empotrar transponders de RFID en el suelo en todas las cabeceras de fila de palets apilados de su almacén para reconocer de forma automática las ubicaciones al paso de la carretilla. Las 4 carretillas van equipadas con sendas antenas para leer ubicaciones (parte inferior) y palets, (parte frontal), para poder trazar los movimientos y el momento de los traslados. Todo ello está enlazado con su ERP, desde donde se planifica los movimientos de los contenedores para conseguir el objetivo propuesto hasta sacar el material hasta el área de embotellado previa al almacén de expediciones o a la fase de entrega.

Las carretillas ubican los palets pasando por la cabecera de fila donde el conjunto antena-lector lee la localización donde va a ubicarse el palet. Al descargar el palet la carretilla lee su transponder e informa al ERP (a través del terminal) de la ubicación y de la referencia del contenedor.

El cambio de localización ser registra de modo similar. El sistema de gestión mantiene informada la ubicación y dispone de alarmas para gestionar adecuadamente los movimientos del almacén.

Conclusiones

La optimización de la gestión y la seguridad en la localización de los contenedores de botellas en fase de envejecimiento ha reducido drásticamente los defectos de calidad, la merma de producto que por error de proceso debe desecharse y ha propiciado una calidad regular y una gran agilidad en la gestión de la plataforma y sus botellas en fase de envejecimiento que va desde el embotellado hasta el envasado final.